D.E.I. Diagnostico Energético Integral®

Un camino hacia la integridad.

Las emociones son micro movimientos corporales auto percibidos. Estas pulsaciones de los tejidos son clasificadas y reordenadas, mediante el otorgamiento de sentido a través de un nombre: miedo, cólera, tristeza, alegría etc… Allí comienza la novela personal y colectiva que construye nuestra estancia en el plano material.
Cuando hablamos de cuerpo y psique, estamos dividiendo algo que está naturalmente unido. Nuestra matriz biológica es una pista de información de alta velocidad, mediada por el colágeno al que podemos considerar como un cristal líquido. También somos una matriz química que se mueve produciendo proteínas, las que reparan el cuerpo, solventando sus desafíos.
Desde el D.E.I ofrecemos recorrer juntos un camino de integración. Nos guiamos por un reflejo muscular llamado AR o Arm Reflex- En la sesión de D.E.I el AR será la respuesta que buscamos cuando el terapeuta interroga los saberes del cuerpo.
Hace dieciocho años nació ésta terapéutica que permite abordar nuestros conflictos emocionales, entender la construcción corporal que se ha propiciado mediante posturas defensivas: hombros retraídos, espaldas encorvadas, cuellos rígidos. También nos permite observar como el fracaso de nuestro sistema inmunológico nos puede llevar a descubrir intoxicaciones sub clínicas de metal pesado o una infección sistémica de Candida albicans.
Las palabras resuenan entre poéticas y científicas. Así es como somos, investigadores y artistas con vocación de servicio.
En una sesión de D.E.I hablaremos de una ruptura amorosa, de ¡Cuánto nos gustan las frutillas y sin embargo nos dan alergia! Del dolor de espalda que no nos deja dormir, de ese diagnóstico de fibromialgia que me desvela, de la falta de energía que sentí después de una operación.
Del cuerpo, sus luchas y sus pasiones. Ese cuerpo lastimado por una lesión lumbar, dolorido por una cicatriz que intenta llenar el hueco de una herida.
La camilla de nuestra consulta se vuelve alfombra mágica para un viaje en el tiempo. ¡Cómo es que estoy viviendo lo mismo que hace cinco años! Y ¿Cómo lo sabe mi terapeuta, es adivino? -El cuerpo guarda sus memorias, decimos nosotros- El cuerpo es un tesoro por descubrir.
¿Qué se oculta en el dolor de la rodilla izquierda? ¡Quizás un conflicto con mi madre! Y a su vez necesitemos glucosamina a fin de promover la síntesis de proteoglicanos que nos van a ayudar a reparar el cartílago.
¿Cuando nos enfermamos? Cuando no somos íntegros y la verdad se nos ha enseñado hace mucho tiempo a no ser íntegros: – Eso no se dice – Lo puedes pensar pero no decir. -Lo puedes hacer, pero no lo sientas. -Lo puedes sentir, pero no lo hagas!
Ser íntegro es sentir, hacer y pensar en forma coherente. Es fluir con la vida, con el agua primordial que nos construye.
Con D.E.I, podemos acompañar a todos los que estén interesados en un viaje cuyo destino es conocerse y reelegir nuestra manera de estar en el mundo. No se trata de curarse, se trata de sanarse, de recuperar la coherencia.